Publicado: mayo 3, 2011 en Lectura

La lectura, clave en el desarrollo intelectual de los niños

¿Es posible hablar de economía y lectura a la vez? Bookstart (uno de los programas de la organización Booktrust) lo ha logrado.

Desde 1992, ha sido un revolucionario programa de promoción de lectura que entrega, a través del sistema de bibliotecas y de salud, una bolsa a todos los niños que nacen en el Reino Unido, con un libro para el niño y una cartilla para los padres, sobre cómo leer con sus hijos. Luego, lo hace en dos oportunidades más antes de entrar a la escuela.

El programa, que desde el 2003 se aplica en Colombia (Leer en Familia), ha beneficiado a 45.000 familias y es una de las más efectivas herramientas para incluir socialmente a las menos favorecidas en la cultura escrita.

Louise Chadwick analiza el impacto de los programas de Booktrust -ella observa el rendimiento de la inversión en BookStart- para garantizar la financiación para su continuidad. Chadwick será una de las conferencistas principales del Congreso Nacional de Lectura, que se inicia hoy en la Feria del Libro y que pretende pensar, desde el Estado, políticas de inclusión cultural de los más pequeños.

El sector de la salud resultó ser un socio ideal para este programa. ¿Ha resultado tan buena aliada la escuela?

Los profesores y las escuelas se han convertido en socios clave en nuestros esquemas de entrega gratuita de libros. Ellos reconocen que, lejos de ser un competidor o un distractor de su propio trabajo, la lectura por placer realmente ayuda a preparar a los niños para el comienzo de la escuela y a elevar sus estándares, a medida que avanzan en el sistema educativo. Los niños que leen por placer desarrollan un extenso vocabulario, reconocen y entienden las palabras más fácilmente y son más propensos a escribir con claridad.

¿Cómo evitan que se escolarice la lectura por placer, entretenimiento e información?

Nuestros programas llegan a los niños en etapas de transición clave. Todo esto se complementa con otros programas, premios y campañas de Booktrust, que promueven el placer de leer y compartir libros. Nuestra reciente investigación referida al Retorno Social Sobre la Inversión (SROI) revela que Bookstart mejora la capacidad de leer y escribir y el aprendizaje, sobre todo en niños en cuyos hogares la lectura es poca o no existe. Esto reduce el gasto en cursos remediales en escuelas de primaria y secundaria para niños que, de otra manera, pueden atrasarse, y los resultados negativos de largo plazo que pueden ser fruto de bajos niveles de lectoescritura.

Después de casi dos décadas de trabajo brindando material de lectura a las familias, ¿cómo midieron el impacto del programa?

Medir el impacto siempre ha sido importante para nosotros. Desde 1992, cuando el programa empezó como un pequeño proyecto en Birmingham, la evaluación fue importante y los investigadores Wade & More (1993) encontraron que mediante la comparación de un grupo de familias que recibieron la bolsa de Bookstart con otras que no la recibieron surgían diferencias.

En ese momento, después de seis meses de la entrega de las primeras bolsas, 71% de los padres que recibieron la bolsa compró más libros para sus niños y 28% compartió más tiempo con sus hijos leyendo libros.

Más recientemente, Booktrust encargó un estudio independiente referente al Retorno Social sobre la Inversión, para cuantificar el valor social, ambiental y económico creado por Bookstart en Inglaterra en el año fiscal 2009-2010.

Los resultados clave de ese estudio fueron que Bookstart creó un significativo valor social para los padres, los niños y el Estado. Por cada libra esterlina que el Estado invierte en Bookstart, el retorno es de 25 libras en valor para la sociedad: 614 mil libras de valor fueron generadas con 9 mil libras del Departamento de Educación, lo que apalancó el apoyo de socios del sector privado, autoridades locales y entidades prestadoras de servicios de salud inglesas.

¿Y cuáles fueron los resultados?

Los resultados reconocieron que Bookstart crea valor para los padres, los niños y el Estado: incrementa la calidad del tiempo que los niños y sus padres o cuidadores pasan juntos; mejora la capacidad lectoescritora y el aprendizaje en niños en hogares con baja o nula actividad lectora, y reduce el gasto en cursos remediales en primaria y secundaria, con niños que de otra forma se atrasarían.

También reduce los resultados negativos de largo plazo que pueden ser producto de bajos niveles de lectoescritura y, finalmente, incrementa el bienestar individual, debido a los efectos calmantes de la lectura en los niños.

La investigación encontró que en hogares con bebés de 11 a 30 semanas el 64% de los consultados dijo que nunca compartía libros con sus bebés y el 57% dijo que su bebé no tenía libros.

Esto parece decirnos que para cerca de las dos terceras partes de las familias la bolsa de Bookstart puede estar introduciendo los primeros libros para bebés en el hogar y ser el primer estímulo para que padres y cuidadores le lean a su niño.

¿Cómo convencer a los Estados de la importancia del retorno social y económico de invertir en lectura?

El Gobierno está investigando el uso del Retorno Social Sobre la Inversión y en los últimos dos años ha producido guías para este proceso. En este proceso, usamos una organización externa para garantizar su independencia.

El Gobierno está interesado en fortalecer el impacto de organizaciones del tercer sector en la economía y también está en el proceso de transformar los servicios públicos. Se está dando reconocimiento al impacto de las organizaciones como Booktrust, que antes habían sido subestimadas. El enfoque del Retorno Social Sobre la Inversión apunta a ayudar a las organizaciones del tercer sector a comunicar mejor su impacto a los clientes, al Gobierno y al público mediante la medición del valor social y ambiental con confianza, en una forma estandarizada que sea fácil de entender para todos.

¿Cuál ha sido el papel de la empresa privada en BookTrust y en BookStart, y cómo se ha manejado la tensión entre lo público y lo privado?

Booktrust entrega libros gratis a más de 3,6 millones de familias cada año. Esto no sería posible sin el generoso apoyo no solo del Gobierno, sino también de nuestros socios editores, que nos proveen con los libros que queremos incluir en nuestras bolsas, a un costo nominal. En tiempos de dificultades financieras, este modelo sostenible tiene mucho que recomendar y, de hecho, le genera más a quien paga impuestos que lo que aporta.

Los programas de libros gratis de Booktrust (Bookstart, Booktime y Booked Up) son posibles gracias a una innovadora alianza público-privada. Esto significa que ellos usan sumas relativamente pequeñas de dinero público como llave para catalizar grandes sumas del sector privado. De hecho, por cada libra invertida en los programas por el Departamento de Educación, los programas de libros gratis generan cuatro libras de las compañías editoriales.

Todos los libros nominados para nuestros premios y todos los incluidos en las bolsas de Bookstart, Booktime y Booked Up son escogidos por equipos independientes. Estos equipos incluyen bibliotecarios, expertos en libros para niños, editores, libreros, autores y profesores; no hay representantes del Gobierno ni de otros patrocinadores en nuestros equipos de selección ni tampoco en los equipos que escogen esos miembros.

CARMEN BARVO
Especial para EL TIEMPO

Tomado de: http://www.eltiempo.com/entretenimiento/libros/la-lectura-clave-en-el-desarrollo-intelectual-de-los-ninos_9261903-4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s